El mito de Afrodita y Adonis

El mito de Afrodita y Adonis es uno de los mitos griegos más populares, ya que está directamente asociado al amor y a Eros.

Ni siquiera los dioses y las deidades pudieron escapar a las poderosas flechas del dios Eros y se enamoraron de los mortales con resultados catastróficos.

Afrodita y Adonis es un mito clásico sobre la lujuria y el rechazo, mejorado con varios detalles picantes sobre la Diosa del Amor y la Lujuria y el bello mortal Adonis.

Adonis es la personificación de la belleza masculina a la que debía su destino según los mitos griegos. En realidad, se conocen dos mitos sobre Adonis y Afrodita. El primer mito se refiere a los primeros años de Adonis, y el segundo a su muerte y al papel de Afrodita en ella.

Adonis y Afrodita: un mito sobre la belleza y el amor

El primer mito de Afrodita y Adonis se refiere a los padres del hombre y es una historia sobre la belleza, el amor y los celos. La madre de Adonis era la bella Mirra o Esmirna y su padre, el rey Cíniras de Chipre, que en realidad era el padre de Mirra.

Esta extraña filiación de Adonis se produjo porque la diosa Afrodita estaba celosa de la belleza de Mirra e hizo que la muchacha se uniera a su propio padre.

Cuando Cíniras descubrió que había sido engañado, persiguió a Mirra con una espada, con la intención de matarla a ella y a su hijo no nacido. Afrodita, arrepentida de su acto, convirtió rápidamente a la muchacha en un árbol de mirra.

La disputa de Perséfone y Afrodita sobre Adonis

Afrodita escondió al niño recién nacido, Adonis, en un cofre, que entregó a cargo de Perséfone, reina del mundo inferior.

Pero cuando Perséfone abrió el cofre contempló la belleza del bebé, por lo que se negó a devolvérselo a Afrodita, aunque la diosa del amor bajó ella misma al Inframundo para rescatar al bebé Adonis del poder de los muertos.

La disputa entre las dos diosas del amor y la muerte fue resuelta por Zeus, que decretó que Adonis debía permanecer con Perséfone en el inframundo durante una parte del año, y con Afrodita en el mundo superior durante otra parte.

Cuando permanecía en el inframundo, era invierno. Cuando regresaba, la Tierra florecía en primavera y verano.

En esta forma del mito, la contienda entre Afrodita y Perséfone por la posesión de Adonis refleja claramente la lucha entre el amor y la muerte; éste es un tema común en la mitología griega, ya que lo vemos en el mito de Perséfone y Hades.

La decisión de Zeus de que Adonis pase una parte del año bajo tierra y otra sobre la tierra no es más que un mito griego sobre la noción de la desaparición y reaparición anual, que se refiere a la primavera y al invierno.

Una versión diferente del mito de Afrodita y Adonis

En algunas versiones del mito de Afrodita y Adonis, cuando Ares, el Dios de la Guerra y amante de Afrodita, se entera de que Afrodita ama al joven Adonis, se puso muy celoso y decidió vengarse.

Afrodita perseguía a Adonis para aparearse con él, pero Adonis estaba más interesado en la caza. Afrodita le rogó a Adonis que abandonara los peligrosos deportes de los que disfrutaba porque no podía soportar perderlo, sabiendo que el joven tendría un final terrible.

Adonis ignoró su consejo y fue asesinado mientras cazaba por un jabalí, que en realidad era el dios Ares.

Cuando Adonis murió, Afrodita oyó sus gritos y se apresuró a ir a su lado en su carro tirado por cisnes. Maldijo a las Parcas y a Ares que habían ordenado su muerte.

Con Adonis todavía en sus brazos, Afrodita convirtió las gotas de sangre que caían de sus heridas en el suelo en flores de viento (la anémona de corta duración) como recuerdo de su amor.

Las anémonas brotaron de la sangre de Adonis y su espíritu regresó al inframundo. En respuesta a la diosa llorosa, Zeus determinó que Adonis permaneciera sólo la mitad del año en el Inframundo.

La muerte y resurrección de Adonis en la mitología griega

Según los estudiosos, la muerte y resurrección de Adonis representa la decadencia y el renacimiento del año vegetal.

Era adorado como un dios del maíz, un dios de las cosechas de grano, que eran muy importantes para los antiguos habitantes de Grecia y otras tierras mediterráneas.

El mito de Afrodita y Adonis en el arte

El mito de Afrodita y Adonis aparece en el Libro Diez de las Metamorfosis de Ovidio. En esta versión, Orfeo nos cuenta la historia cuando se lamenta ante los árboles y los animales salvajes tras la pérdida de Eurídice.

Afrodita (Venus para los romanos) se siente desesperadamente atraída por el joven Adonis, quien, al estar más interesado en el arte de la caza, no muestra ninguna forma de afecto. Intenta en vano persuadir a Adonis para que la ame.

Sin embargo, Adonis prefiere ir de caza, y muere tras ser malherido por un jabalí. Pero Venus no se resigna a la pérdida de su amado y decide metamorfosearlo en una hermosa flor que crece de su sangre, y que sigue siendo un símbolo de su amor frustrado.

Shakespeare no sigue la versión de Ovidio sobre Venus y Adonis, tal y como se cuenta en el Libro Diez de las Metamorfosis.

Sin embargo, da forma a su poema a partir de diversas referencias mitológicas, refiriéndose al mito de Afrodita y Adonis como símbolo de amor y pérdida.

Deja un comentario