El mito de Hades y Perséfone

El mito de Hades y Perséfone es uno de los mitos griegos más conocidos.

Hades era el hermano de Zeus y el dios del inframundo.

Perséfone era la hija de Deméter, la diosa de la naturaleza.

El mito de Hades y Perséfone es un mito más de amor y rapto en la mitología griega.

Hades y Perséfone: el comienzo del mito

 

Hades se enamoró de Perséfone y decidió raptarla. El mito cuenta que en una de las pocas veces que salió del Inframundo, viajó por encima de la tierra para perseguirla, mientras ella recogía flores en un campo.

Un día Hades, Dios del Inframundo, vio a Perséfone y se enamoró de ella al instante.

Hades confió su secreto a su hermano Zeus, pidiéndole ayuda, por lo que ambos urdieron un plan para atraparla. Mientras la niña (Perséfone) jugaba con sus compañeros, éstos hicieron que el suelo se partiera bajo ella.

Perséfone se deslizó bajo la Tierra y Hades la llevó al Inframundo, donde la convirtió en su esposa.

El mito dice que Perséfone era muy infeliz, pero después de mucho tiempo, llegó a amar al frío Hades y vivió felizmente con él.

Una versión diferente de el mito de Hades y Perséfone

El mito de Hades y Perséfone también tiene una versión diferente; en ésta Deméter estaba presente cuando Perséfone fue secuestrada por el dios Hades cuando fue engañada por Zeus y Hades.

Esa mañana, cuando Deméter descendió a la Tierra con su hija Perséfone, la dejó para que jugara con las ninfas del mar llamadas Nereidas y las Náyades que eran las ninfas de agua dulce de los lagos, manantiales y ríos.

Perséfone y flor Narciso

Deméter fue a supervisar sus abundantes cosechas. Mientras Perséfone se dedicaba a jugar con el resto del grupo, su atención se posó en el potente y fragante valle cercano y no pudo apartar los ojos de la flor amarilla Narciso. Llamó a sus compañeras de juego para que la acompañaran, pero no podían ir con ella ya que abandonar el lado de sus aguas les acarrearía la muerte.

La flor Narciso fue plantada allí por Gea, que seguía las órdenes de Zeus. El objetivo era encantar a Perséfone y atraerla, alejándola de sus guías.

Hades y el secuestro de Perséfone

Perséfone se dirigió sola al jardín e intentó arrancar el narciso del seno de Gea. Agotó sus energías ya que el narciso sólo salió después de muchos tirones. Pero de repente, para su total espanto, vio que el diminuto agujero del que había sacado el tallo de la flor, empezó a crecer rápidamente en tamaño hasta que empezó a parecerse a un enorme abismo. De allí surgió el vigoroso galope de múltiples caballos y tales sucesos repentinos no hicieron más que congelar a la frágil belleza a sus pies.

De todas sus amigas sólo la náyade Ciane intentó rescatar a la llorosa Perséfone pero no fue rival para el poderoso Hades. Desesperada por el secuestro de su amiga, Ciane se derritió en un charco de lágrimas y formó en el lugar el río Ciane.

Diosa Deméter tratando de encontrar Perséfone

Deméter volvió corriendo al lugar donde había dejado a su hija y sólo encontró allí el río Ciane con las otras ninfas llorando. Preocupada como estaba, preguntó a todas por el paradero de su amada hija.

Nadie pudo decirle nada en absoluto y furiosa porque no podían proteger a su hija, maldijo a todas las ninfas para que se convirtieran en mujeres atroces con cuerpos emplumados y pies escamosos, llamadas las sirenas. Sólo el río Ciane la ayudó mostrándole el cinturón de Perséfone, lo que indicaba que algo grave había sucedido.

Deméter enloqueció y buscó a su hija por todas partes. El mito dice que incluso se disfrazó de anciana y con una antorcha encendida en las manos recorrió la Tierra durante nueve largos días y nueve largas noches.

Finalmente, se encontró con Hécate, la deidad de la magia, la brujería, los espíritus y las encrucijadas, al amanecer del décimo día, que se apiadó de su lamentable estado y le pidió que buscara ayuda en el todopoderoso Helios, el dios del sol. Helios le contó a Deméter todo sobre cómo Hades había arrastrado a Perséfone al inframundo.

Perséfone en el inframundo

La madre de Perséfone, Deméter, suplicó a su hermano Hades que permitiera a Perséfone volver a los vivos, denotando que la joven Perséfone no debía vivir en el inframundo. Hades consultó con Zeus y ambos decidieron permitir que Perséfone viviera en la tierra durante seis meses al año, mientras que el resto del tiempo estaría a su lado en el Inframundo.

Antes de abandonar el inframundo, Perséfone fue convencida de comer cuatro semillas de una granada. En la mitología antigua, comer el fruto del captor de uno significaba que uno tendría que volver a ese captor o país, por lo que Perséfone estaba condenada a volver al inframundo durante cuatro meses del año. Pero se le permitía pasar los dos tercios restantes del año con su Madre Tierra, Deméter.

El mito de Hades y Perséfone está asociado a la llegada de la primavera y el invierno: Cuando Perséfone llega a la Tierra, es primavera. Cuando desciende al inframundo, es invierno.

Celebración de el mito de Hades y Perséfone

La desaparición y el regreso de Perséfone fueron motivo de grandes festivales en la antigua Grecia, entre ellos los ritos elefantiásicos, cuyos secretos se guardaron tan estrechamente que hoy se sabe poco de ellos.

Algunos expertos creen que los ritos o misterios fomentaban la idea de una vida más perfecta después de la muerte y, por tanto, contribuyeron a sentar las bases para la llegada del cristianismo, que defiende la idea de la vida eterna.

 

Deja un comentario