Los 10 dioses y diosas del antiguo Egipto más venerados

Estos son los 10 dioses y diosas del antiguo Egipto más venerados y adorados. Os mostramos un pequeño resumen de cada uno. La antigua civilización egipcia contiene muchos datos, algunos de los cuales siguen siendo un misterio. Este gran país a orillas del Nilo ha desempeñado un gran papel en la historia moderna y antigua.

Alrededor del 3100 a.C., tras la unificación política del Alto y el Bajo Egipto, el faraón era el líder supremo en materia de ritos y religión. Las deidades egipcias eran consideradas representantes de la naturaleza; el pueblo las adoraba y no quería enfurecerlas.

¿Qué formas adoptaron estas deidades? Echemos un vistazo a los 10 dioses y diosas del antiguo Egipto más venerados:

AMUN-RA: El oculto

Al igual que Zeus para los griegos, el dios egipcio Amón-Ra o Amón era considerado el rey de los dioses y diosas. Se convirtió en Amón-Ra tras fusionarse con el dios solar Ra.

Se le consideraba el padre de los faraones, y su homóloga femenina, Amonet, era llamada la Oculta. Amen y Mut, junto con su hijo Jonsu, el dios de la luna, formaban la tríada tebana y eran adorados en todo el antiguo Egipto. Amón no sólo era adorado en Egipto, sino también fuera de él.

MUT: La Diosa Madre

Mut significa «madre» en egipcio y es una deidad primordial que lleva dos coronas en la cabeza, que representan el Alto y el Bajo Egipto respectivamente. También titulada «La que da a luz pero no ha nacido de nadie», Mut está representada en jeroglíficos como un buitre.

Se integra con otras deidades de diversas maneras y a menudo se la representa como un gato, una cobra, una vaca e incluso una leona. Como madre de Jonsu, Mut y sus diversas asociaciones fueron adoradas por muchos faraones.

OSIRIS : El rey de los vivos

Hijo mayor de Geb, el dios de la tierra, y de Nut, la diosa del cielo, Osiris era adorado como el dios del más allá, pues los antiguos egipcios creían que había vida después de la muerte.

Representado a menudo con la piel verde, Osiris era el dios de la vegetación, que indicaba renovación y crecimiento, y se le consideraba responsable de las fértiles inundaciones y de la vegetación de las orillas del Nilo.

Osiris se casó con su propia hermana Isis y fue asesinado por su hermano Set. Aunque fue asesinado por su propio hermano, Osiris fue devuelto a la vida por la magia de Isis para engendrar un hijo. Horus es el hijo de Osiris e Isis, que vengó la muerte de su padre y se convirtió en el nuevo faraón de Egipto, mientras que Osiris se convirtió en el dios del inframundo y ayudó a los faraones y al pueblo en el más allá.

ANUBIS: El divino embalsamador

Antes de que Osiris se hiciera cargo, Anubis patrullaba el inframundo. Anubis era un «psicopompo», o una deidad que ayuda en el más allá. Era conocido por momificar a los muertos y acompañar sus almas al más allá. Su piel era negra, símbolo de los oscuros depósitos del Nilo que hacían la tierra tan fértil.

Con una cabeza de chacal y un cuerpo de hombre, Anubis también representaba el renacimiento y la coloración de los muertos tras el proceso de embalsamamiento.

RA: Dios del sol

El sol del mediodía Ra es de gran importancia en la historia egipcia. El dios del sol, Ra, lleva un disco solar alrededor de la cabeza y se dice que creó el mundo.

Cada amanecer y atardecer se consideraba un proceso de renovación. Representado como un dios con cabeza de halcón, compartía una conexión con Horus que le hizo ser conocido como el Horus del Horizonte.

Muchos antiguos dioses egipcios se fusionaron con Ra y muchos fueron creados por él, como los dioses rivales como Ptah, Isis y Apofis.

HORUS : Dios de la venganza

Horus ocupaba una posición especial en el antiguo Egipto. Hijo de Osiris e Isis, vengó la muerte de su padre y gobernó Egipto. Según el mito, también era hijo de Geb y Nut.

El dios con cabeza de halcón y corona roja y blanca era adorado como dios del cielo, la guerra, la protección y la luz. El Ojo de Horus o el Ojo de Udyat era personificado por la diosa Uadjet y era conocido popularmente como el Ojo de Horus. Simbolizaba el hecho de que todo se observaba desde arriba.

THOT: Dios del conocimiento y la sabiduría

Como árbitro de los conflictos entre el bien y el mal, Thot es considerado un dios que se creó a si mismo. Maestro de las leyes físicas y divinas, junto con su homólogo Maat, sostuvo el universo gracias a su dominio de los cálculos.

Los antiguos egipcios lo reconocían como el autor de la ciencia, la filosofía y la magia. Esta deidad con cabeza de ibis o babuino era considerada el dios más culto de la historia antigua.

Thot también era considerado el dios de la luna, ya que contaba el tiempo incluso cuando el sol no estaba, y se le considera el creador del calendario de 365 días.

HATHOR: Diosa de la maternidad.

A veces llamada la Dama del Oeste, Hathor daba la bienvenida a los muertos a la otra vida. Nacida de Ra, encarna la maternidad y el amor femenino.

Los antiguos egipcios le rezaban como diosa de la música y la danza. Se cree que trae bendiciones al ayudar a las mujeres durante el embarazo y el parto.

Amante, humilde y bondadosa con los muertos y los vivos, también era conocida entre los dioses y diosas del antiguo Egipto como la señora del cielo, la tierra y el inframundo.

SEJMET: Diosa de la guerra y la curación

Como líder y protectora de los faraones en la guerra, Sejmet, la hija de Ra, es representada como una leona y es conocida por su carácter feroz. También se la conoce como la Poderosa y es capaz de destruir a los enemigos de sus aliados.

Se la representa con un disco solar y Ureo, una cobra egipcia, que se asociaba con la realeza y lo divino. Sejmet asistió a la diosa Maat en la sala de juicios de Osiris, lo que también le valió la reputación de árbitro.

GEB: Dios de la Tierra

Descrito también como el padre de las serpientes, Geb representaba las cosechas y la curación. Con un ganso en la cabeza, este dios barbudo era conocido por provocar terremotos cuando reía.

Era hijo de Shu (el dios del aire) y de Tefnut (la diosa de la humedad) y desempeñaba un papel importante en el Libro de los Muertos como el que acuna los corazones de los muertos en la sala del juicio de Osiris. Los antiguos egipcios creían que guardaba las almas de los malvados.

Apunte final dioses y diosas del antiguo Egipto

Los dioses y diosas del antiguo Egipto eran la representación de todas las necesidades básicas necesarias para mantener la vida. Debido a la conexión entre estas necesidades de la vida, se desarrollaron muchos cultos y se crearon muchas asociaciones.

En resumen, todo lo que hacía posible la vida estaba representado por un dios o diosa del antiguo Egipto.

Deja un comentario