Los egipcios no adoraban a los gatos

Igual es sorprendente la afirmación pero los egipcios no adoraban a los gatos como dioses. Se suele decir que los antiguos egipcios eran amantes de los animales. Esta creencia se basa en una serie de factores, como las deidades con cabeza de animal y el número de animales momificados encontrados por los arqueólogos.


Sin embargo, la relación entre los antiguos egipcios y los animales no era la que tenemos hoy. En general, los animales se consideraban prácticos y todos tenían una función. Incluso los animales domesticados, como los gatos, los perros y los monos, no tenían el estilo de vida mimado de las mascotas modernas, pero se consideraban complementos útiles para el hogar.

Los gatos, por ejemplo, se tenían para mantener a las ratas, los ratones y las serpientes fuera de la casa y los áticos, y los perros se utilizaban para ayudar a cazar pequeñas presas en el desierto y los pantanos. Incluso se representan gatos en expediciones de caza en las marismas, donde se cree que se utilizaban para ahuyentar a las aves en los juncos.

Los gatos egipcios se llamaban Miw

Aunque los animales domésticos tenían una función práctica, hay pruebas de que algunos también eran muy apreciados. Por ejemplo, en la tumba de Ipuy en Deir el Medina (1293-1185 a.C.), aparece un gato doméstico con un pendiente de plata (que era más valioso que el oro) y uno de sus gatitos juega con la manga de la túnica de su amo.

A pesar del evidente afecto entre algunos propietarios y sus mascotas, sólo se conoce un nombre de gato en el registro arqueológico: El Agradable. La mayoría de los gatos se llamaban simplemente Miw, que era la palabra egipcia antigua para gato.

La confusión surge al considerar a la antigua diosa egipcia Bastet, la diosa de los gatos, lo que ha llevado a algunos a creer que los egipcios adoraban a todos los gatos. No es el caso: el gato doméstico no era más venerado que hoy, los egipcios no adoraban a los gatos. Para entender esta discrepancia, debemos examinar la naturaleza de los dioses.

¿Cómo representaban a sus dioses los egipcios?

Muchas deidades egipcias se representaban a veces con cabezas de animales o con una forma totalmente animal.

Por ejemplo, Khepri se representaba a veces con cabeza de escarabajo, Bastet con cabeza de gato, Sekhmet con cabeza de leona, Hathor con cabeza de vaca o simplemente con orejas de vaca, y Horus con cabeza de halcón.


Sin embargo, todos ellos han sido representados en forma humana completa en otras ocasiones.

Cuando una deidad era representada con la cabeza de un animal, significaba que tenía las características o el comportamiento de ese animal en ese momento.

Por ejemplo, Khepri, con su cabeza de escarabajo, representa el sol al amanecer. Esto se basa en la observación del escarabajo pelotero. El escarabajo ponía sus huevos en una bola de estiércol que luego hacía rodar por el suelo.


Finalmente, los escarabajos recién nacidos salieron de la bola de estiércol. Este proceso se ha comparado con el sol que emerge del horizonte al amanecer, del que surge toda nueva vida, por lo que técnicamente tiene poco que ver con los escarabajos como tales.

Así, a través de la observación de la naturaleza, se atribuían ciertas cualidades a los dioses y esto se representaba con la imagen del animal. Había pocos tabúes en cuanto al trato o el sacrificio de los animales asociados a los dioses.


Paralelamente, en la India moderna se venera a la vaca y la nación en su conjunto no come carne de vacuno. En el antiguo Egipto, en cambio, si bien la vaca era sagrada para Hathor, esto no significaba que la diosa estuviera presente en cada vaca, por lo que la carne de vacuno era consumida por todos los que podían pagarla.

Cuando se hacían ofrendas votivas a las deidades, era costumbre dejar una estatua de bronce del animal asociado como recuerdo visual de las cualidades invocadas. Sin embargo, el bronce era un producto caro, por lo que era más fácil comprar una momia de animal en el templo para dedicarla al dios.


Se han descubierto millones de momias de gatos (sagrados para Bastet), cocodrilos (sagrados para Sobek) e ibis (sagrados para Toth), lo que ha llevado a pensar que se trata de una nación de amantes de los animales que momifican a sus mascotas fallecidas.
Para entender la relación entre los dioses y los animales, tomaremos como ejemplo los cultos de Sobek y Bastet.

Sobek, el Dios cocodrilo

Sobek, el dios cocodrilo, era hijo de la diosa Neith y símbolo del poder y la fuerza del rey, deidad del agua y la fertilidad, y más tarde dios primordial y creador.

El cocodrilo del Nilo (crocodylus niloticus) vivía en abundancia en la parte del Nilo egipcio y puede llegar a medir hasta seis metros. Incluso en el mundo moderno, son responsables de más muertes humanas en el Nilo que cualquier otra criatura.

Dado que los antiguos egipcios dependían del Nilo para obtener agua, alimentos, transporte y lavandería, los cocodrilos eran una amenaza muy real y parte del culto a Sobek nació de la autopreservación.

Sobek había sido adorado desde el periodo predinástico (antes del 3150 a.C.) y había numerosos santuarios dedicados a Sobek en todo Egipto, aunque la mayoría se encontraban en la ciudad de Fayún, estando el templo principal en Kom Ombo, entre Asuán y Edfu, en el sur de Egipto.


A partir del Reino Nuevo (1570-1070 a.C.), hay muchas pruebas de que los cocodrilos se guardaban específicamente en los templos. En Kom Ombo, por ejemplo, había un pequeño lago donde se guardaban los cocodrilos.

Sin embargo, estos cocodrilos no se criaban para llevar una vida mimada, sino para ser sacrificados para ser momificados y ofrecidos a los dioses como ofrendas.

Se han descubierto miles de momias de cocodrilos en cementerios especiales de Tebtunis, Hawara, Lahun, Tebas y Medinet Nahas, entre las que se encuentran cocodrilos adultos y jóvenes y huevos sin eclosionar.

Heródoto, escribiendo en el siglo V a.C., relata que en el lago Moeris, en Fayún, la gente alimentaba a los cocodrilos que allí se criaban y los adornaba con brazaletes y pendientes en honor a Sobek.

Cuando los cocodrilos del templo morían o eran asesinados, eran momificados y enterrados en ataúdes de arcilla. Algunas de ellas aún pueden verse en la capilla de Hathor en Kom Ombo.

Bastet, Diosa de la protección, el amor y la armonía

Los cocodrilos no eran las únicas momias de animales entregadas como ofrendas a los dioses. En los cementerios de Bubastis y Saqqara se han encontrado miles de momias de gatos con vendas de intrincado diseño.

Estaban dedicados a la diosa de los gatos, Bastet. En el contexto de la historia egipcia, el culto a Bastet es relativamente reciente, ya que data de alrededor del año 1000 a.C. Su culto evolucionó a partir del de la diosa del león Sekhmet, aunque su iconografía es mucho más antigua.
Bastet es la hija del dios del sol Ra y es una versión pacífica y benévola de la leona Sekhmet. Bastet suele ser representada con gatitos, ya que su papel principal es el de madre protectora.

El centro del culto a Bastet estaba en Bubastis (Tell Basta), en el norte de Egipto, que fue importante durante las dinastías XXII y XXIII (945-715 a.C.). Cuando Heródoto estuvo en Egipto, observó que cientos de miles de peregrinos visitaban el lugar para rendir homenaje a la diosa.

También explicó que, en aquella época, la gente llevaba los restos de sus propios gatos para dedicarlos a la diosa, mientras pasaban por un periodo de luto tradicional que incluía el afeitado de las cejas.
Desde luego, esta no era una práctica tradicional en los propietarios de gatos en la historia egipcia temprana.

Los peregrinos que acudían al centro de culto de Bastet dedicaban una momia de gato a la diosa con la esperanza de que respondiera a sus plegarias. Estas momias eran vendidas por los sacerdotes del templo, que dirigían un programa de cría similar al de Sobek, proporcionando gatos para el sacrificio.

Momias de gatos: Un negocio lucrativo

La producción de momias para dedicar a Sobek y Bastet era un negocio lucrativo y estaba claro que la demanda superaba la oferta. Algunas de las momias de gato y cocodrilo han sido escaneadas o radiografiadas para identificar el contenido y la forma en que murieron.

Muchas momias de gatos contienen los restos de gatitos muy jóvenes que fueron estrangulados o se les rompió el cuello. Los egipcios no adoraban a los gatos, está claro que fueron criados para ser sacrificados y proporcionar momias a los peregrinos.

Sin embargo, algunas de las momias muestran que no son los restos de gatos adultos, sino una combinación de material de embalaje y partes del cuerpo del gato moldeadas en forma de momia.

Se hicieron descubrimientos similares cuando se escanearon o radiografiaron las momias de cocodrilo, revelando que algunas estaban hechas de cañas, barro y partes del cuerpo moldeadas con la forma adecuada.


¿Podrían estas «falsas» momias de animales ser obra de sacerdotes sin escrúpulos que se enriquecían a costa de los peregrinos en los lugares religiosos, o era más importante la intención y la procedencia de la momia que su contenido?

Lo que está claro, sin embargo, es que esta práctica de sacrificar animales jóvenes para vender sus momias a los peregrinos es más una actividad comercial que un culto a los animales. Los mensajes que se desprenden de esta práctica son muy contradictorios.

Los egipcios no adoraban a los gatos

Por un lado, los animales eran venerados por sus características y comportamiento, que se consideraban admirables y se asociaban a una deidad. Por otro lado, el sacrificio de gatitos y la extracción de huevos de cocodrilo para su venta reflejan un enfoque muy práctico del mundo animal.


Hay claramente dos enfoques del mundo animal: el religioso y el doméstico. Es posible que las personas que cuidaban de los animales en un entorno doméstico se preocuparan por ellos tanto como nosotros hoy, pero también tenían un objetivo práctico.

El enfoque religioso, sin embargo, es bifurcado: las cualidades de ciertos animales eran veneradas y admiradas, pero la miríada de animales criados para el culto a los dioses no eran venerados y se consideraban simplemente mercancías. En resumen, los egipcios no adoraban a los gatos.

Deja un comentario