10 datos sorprendentes sobre los antiguos faraones de Egipto

Tarde o temprano, la mayoría de los países y regiones fueron gobernados por una sola persona. Esta persona era la cabeza del sistema y sus decretos eran inmutables y debían ser acatados por todos los que estaban bajo su autoridad. Aunque los nombres cambian de un lugar a otro, la autoridad de esta persona es la misma en todas partes.

En el antiguo Egipto, el poder supremo lo ostentan individuos arraigados en la civilización, y a estas personas se las conocía como «faraones», término que sólo se utilizaba para designar a los emperadores del antiguo Egipto. La historia del antiguo Egipto se considera la más larga y extensa de cualquier país. Duró más de 5.000 años, y las antiguas dinastías y reinos han sido determinados por los arqueólogos según los faraones que gobernaron.

Egipto ha tenido tantos faraones que es imposible hacerse una idea completa. Cada uno de ellos contribuyó a la rica historia que allanó el camino al Egipto moderno. Los faraones eran líderes políticos y religiosos. Su deber era mantener la paz en el imperio a toda costa, aunque tuvieran que luchar en las fronteras para protegerla. Conocemos a estos supremos líderes egipcios por los numerosos jeroglíficos y pinturas hallados en sus tumbas. Algunos faraones eran capaces, otros malvados, pero los que pasaron a los libros de historia solían ser un poco inconformistas.

Para recordárnoslo, he aquí una lista de 10 datos interesantes sobre los faraones del antiguo Egipto:

Originalmente, a los monarcas no se les llamaba faraones.

Los faraones eran casi considerados deidades, de ahí el uso del título «Horus», que era el nombre de una deidad egipcia.

El segundo fue el título de «caña y abeja». La juncia significaba el Alto Egipto y la abeja el Bajo Egipto, por lo que el significado de la juncia y la abeja era el que gobernaba tanto el Alto como el Bajo Egipto.

El tercer título, «Dos damas», se refería a las dos diosas Wadjet y Nekhbet. Se creía que eran las guardianas o patronas del antiguo Egipto, y el pueblo las veneraba porque habían protegido a la nación unida durante años.

El papel de un gobernante era similar al de un santo patrón, ya que debía proteger al imperio y a su pueblo, de ahí el uso de estos títulos. El futuro «faraón» significaba literalmente «gran casa» en referencia a sus palacios reales.

Los faraones construyeron magníficos mausoleos.

La Gran Pirámide de Giza, Egipto



Egipto cuenta con numerosos monumentos que son mausoleos o están dedicados a la vida de una persona, como el Valle de los Reyes o la Gran Pirámide de Keops en Giza.

Cada monumento antiguo es un recordatorio de la grandeza de su gobernante, pero la gran calidad que emerge de todas las construcciones se debe a la creencia incondicional de los antiguos egipcios en una vida después de la muerte.

Casi todas las segundas tumbas fueron construidas por su propietario, el faraón, que ordenó la construcción de tal manera que permitiera una vida satisfactoria tras la muerte y, por tanto, el renacimiento del faraón.

Las tumbas estaban rodeadas de grandes galerías llenas de objetos preciosos y protegidas por sólidos bloques de ladrillos de arcilla y piedra caliza. Eran las grandes pirámides.

Los faraones tenían varias coronas


Los faraones tenían un gran número de coronas que llevaban en diferentes funciones y ocasiones. Cada una de estas coronas mostraba su significado simbólico a través de su forma y color. No existe ni una sola ilustración o estatua de un faraón sin corona.

Aunque se ha identificado un gran número de coronas, los arqueólogos han descrito cinco de las principales coronas que lucían los reyes en estatuas y pinturas:

Atef: una especie de hedjet (corona blanca) hecha de discos y plumas. Lo llevaba el dios del más allá, Osiris.
Deshret: corona roja con una cobra egipcia grabada en el anverso. Se cree que lo llevaban los faraones del Bajo Egipto.
Hedjet : una corona blanca con un buitre grabado. Lo llevaban los faraones del Alto Egipto.
Khepresh : corona azul que llevaban los faraones del Reino Nuevo en las zonas de guerra o durante las ceremonias.
Pschent: una combinación de la corona Deshret y la corona Hedjet. Representaba el poder del faraón sobre todo el Egipto unificado.

El primer faraón que unificó Egipto

Más tarde, a principios del periodo dinástico, el reino fue unificado por el rey egipcio Menes. Fue el primer faraón del Egipto unificado. También se le llama «Narmer» en el registro arqueológico y se le considera la figura fundadora del antiguo Egipto.

Su muerte sigue siendo controvertida, pero es famosa la teoría de que fue pisoteado por un hipopótamo.

Convertirse en faraón no era nada fácil

La formación comenzó a una edad temprana. La educación se centraba en la fuerza física y mental, y el tiro, la caza y la lucha formaban parte del plan de estudios. Sólo cuando el faraón titular consideraba a su heredero digno del trono, éste era nombrado corregente y ascendía al trono a la muerte del faraón. La razón de este estricto régimen era producir un faraón fuerte, ya que un rey debía mantener la reputación de deidad y ser venerado por su pueblo.

La barba de los faraones era postiza


Las estatuas y pinturas de los faraones muestran que todos ellos llevaban barba, pero en realidad no era así. Siempre se ha representado a los faraones con barba, pero en realidad, la barba no era real.

La higiene y la belleza eran de extrema importancia para el antiguo pueblo egipcio y los faraones. Iban bien afeitados y llevaban barba postiza, trenzada para parecer limpios. Los faraones llevaban barba postiza para imitar al dios del más allá y del renacimiento, Osiris. Los faraones eran considerados encarnaciones de los dioses y, para preservar esta reputación, llevaban barba postiza. Incluso las faraonas las llevaban.

La importancia de la belleza

La belleza en la época de los Faraones
La belleza en el antiguo Egipto


No existe ni una sola imagen de un faraón sin maquillaje. Los faraones, tanto hombres como mujeres, utilizaban maquillaje y otros cosméticos para estar guapos. La belleza era importante en el antiguo Egipto porque se equiparaba a la divinidad.

Los emperadores utilizaban el kajal para que sus ojos parecieran más oscuros y almendrados, en referencia al dios Horus, que tenía ojos oscuros y almendrados. El uso del kajal también protegía el ojo de la luminosidad del sol y reducía el riesgo de contraer enfermedades oculares. Los faraones también creían que cubrirse los ojos con kajal ayudaba a ahuyentar a los espíritus negativos y ofrecía protección.

La belleza se consideraba una expresión de santidad, que en última instancia les acercaba a los dioses.

La maldición de los faraones

La tumba del faraón Tutankamón está rodeada de una leyenda que se ha hecho famosa en numerosos libros y documentales. Según esta leyenda, si alguien perturba la momia de un faraón, será maldecido con enfermedades, desgracias o incluso la muerte.

Esta leyenda se hizo realidad cuando se desenterró la tumba del faraón Tutankamón en el Valle de los Reyes de Luxor. Aunque no existen pruebas escritas de tal maldición, tras la excavación de la tumba se produjeron una serie de incidentes sospechosos.

Las personas que visitaban las excavaciones o estaban estrechamente relacionadas con ellas murieron en circunstancias sospechosas y muchas sufrieron diversas enfermedades mortales. Todos estos incidentes podrían ser pura coincidencia, pero el hecho de que ocurrieran en las proximidades de la tumba da credibilidad a esta siniestra profecía.

El protector de los faraones


En el antiguo Egipto, se consideraba que los faraones estaban relacionados con Dios y, para protegerlos de los malos espíritus, tenían protectores conocidos como «Mau» o gatos. Aunque parezca mentira, los gatos eran considerados sagrados por los faraones y los antiguos egipcios y desempeñaban un papel importante en las prácticas religiosas y sociales.

Los gatos mataban a las serpientes venenosas y también se creía que ahuyentaban a los espíritus malignos. En realidad, los gatos no eran venerados ni poseían energía divina. Varias deidades han sido representadas en textos históricos con cabeza de gato. La gran importancia de los gatos bajo los faraones queda ilustrada por el gran número de gatos momificados hallados en un cementerio del Egipto Medio.

La extraña muerte del primer faraón del Egipto unificado


La muerte del primer faraón fue un acontecimiento bastante extraño. Se supone que Menes, el faraón que unificó el Alto y el Bajo Egipto, tuvo una muerte heroica, pero la historia real dista mucho de serlo.

Menes tuvo un gran reinado que duró 62 años, pero desgraciadamente acabó con él un hipopótamo que lo aplastó hasta la muerte. No hay constancia oficial de cómo ocurrió, pero es la única información disponible hasta la fecha para explicar su muerte.

La contribución de los faraones a la historia de Egipto es notable. Su dedicación al arte y la cultura queda patente en los edificios y objetos que dejaron tras de sí. Los faraones dejaron tras de sí una riqueza arquitectónica y un patrimonio cultural etéreos que aún hoy asombran al mundo.

La misteriosa e inquietante belleza de Egipto es un regalo de los faraones a las generaciones venideras. Aunque el legado de estos sublimes gobernantes está empezando a desvanecerse, es importante que lo mantengamos vivo para las generaciones futuras.

Puede que la civilización del antiguo Egipto haya sobrevivido durante miles de años, pero se ha disuelto con el tiempo y ahora deben tomarse medidas enérgicas para proteger el legado de los faraones.

Deja un comentario