Atenea Diosa de la sabiduría y la guerra

Atenea era uno de los doce dioses que componen el olimpo. La diosa de la sabiduría y la guerra. La venerada patrona de la ciudad de Atenas. Como diosa virgen, también se la asociaba, de forma un tanto paradójica, con la paz y la artesanía, sobre todo el hilado y el tejido. Majestuosa y austera, Atenea superaba a todos en sus dos campos principales. De hecho, hasta Ares la temía, y todos los héroes griegos acudían a ella en busca de ayuda y consejo.

¿Quién era Atenea?

Nombres y apodos

Atenea fue llamada de muchas maneras: Palas («doncella»), Pártenos («virgen»), Promacos («de la guerra»), Ergane («de la profesión») y Atenea Niké («Atenea victoriosa»). En la literatura se la describe como «la brillante», «la diosa del vuelo» y «la bella». En el arte, se la representaba a menudo con una armadura completa y en compañía de olivos y búhos.

Aunque Atenea era venerada en todo el mundo griego, su culto era especialmente intenso en Atenas, el centro espiritual de los griegos. La diosa fue conmemorada allí con la construcción de varios edificios públicos, entre ellos el famoso Partenón. Su fama en Atenas y en otros lugares sugiere que las cualidades de sabiduría, previsión y racionalidad eran muy valoradas por el pueblo griego.

Origen del nombre atenea

Los estudiosos han debatido el origen del nombre «Atenea» desde la época de Platón, su nombre está estrechamente relacionado con el nombre de la ciudad de Atenas. Los antiguos griegos debatían si su nombre era el de la ciudad o al revés.
Según los expertos en el tema, el nombre «Atenea» deriva de Athēnai, el nombre griego de la ciudad de Atenas.
No esta confirmado ya que el origen de la palabra Athênai está rodeado de misterio porque la raíz de la palabra no es ni griega ni indoeuropea. Por eso, el significado del nombre Atenea ,no esta del todo claro.

El nacimiento de Atenea

Según los mitos populares que la rodean, Atenea es hija de la unión de Zeus y su primera esposa, Metis. Hay que hacer hincapié en que atenea la diosa de la sabiduría y la guerra nació en circunstancias bastante milagrosas. Sin duda alguna el relato de su nacimiento es abrumador a la par de increíble.

Ocurrió de la siguiente manera:

Poco después de que Metis quedara embarazada, Zeus, que había tomado el control del universo al derrocar a su padre Cronos, escuchó una profecía que anunciaba su muerte a manos de su propio hijo. Temiéndose lo peor decidió actuar, devoró a Metis y al hijo que llevaba en el vientre. Lo mismo que había hecho Cronos devorando a los hermanos de Zeus.

Después de comerse a Metis y a Atenea, Zeus empezó a tener grandes dolores de cabeza, incapaz de soportarlos llamó a Hefesto y le pidió que le abriese la cabeza, éste le golpeó con su hacha y -aquí vendría de perlas un redoble de tambor – Atenea surgió de la cabeza de Zeus, con su mejor armadura y su lanza.

Este momento ha sido representado con frecuencia en el arte antiguo y también ha sido objeto de obras recientes. A pesar de los difíciles comienzos de su relación con Zeus, Atenea se convirtió rápidamente en su hija favorita. A menudo daba a su padre sabios consejos que ayudaban al Olimpo a superar muchas dificultades.

Palas, la amiga de Atenea

Atenea tenía una amiga que la quería mucho. Se llamaba Pallas y era casi su igual en el arte de la guerra. Pero un día, mientras practicaban ejercicios de combate, Atenea mató accidentalmente a su amiga. Llena de dolor y para preservar su memoria, añadió el nombre de su amiga al suyo propio. Por eso muchos conocen a Atenea como Atenea Palas.

Atenea y la fundación de Atenas

Un punto común en la mitología de Atenea es la forma en que se convirtió en la patrona de la ciudad de Atenas. Un mito dice que ella y su hermanastro Poseidón lucharon por este honor en los primeros tiempos de la ciudad. Las dos deidades decidieron ofrecer cada una un regalo a los atenienses y acordaron que el rey, Cécrope, eligiera el mejor.

Poseidón clavó su tridente en la tierra y soltó un chorro de agua salada como regalo. En otras versiones, trajo los primeros caballos a los atenienses. Atenea regaló el primer olivo. El olivo se convirtió rápidamente en un alimento básico de la dieta ateniense, y el propio árbol se convirtió en la base del éxito económico de la ciudad en forma de lucrativas exportaciones de aceite. Cécrope eligió con entusiasmo el regalo de Atenea, estableciendo una relación duradera entre la diosa de la sabiduría y la guerra y la ciudad de Atenas.

La diosa Atenea virgen

Atenea evitaba los enredos eróticos y las controversias sexuales que atrapaban a otros dioses y diosas. Sin embargo, había una importante excepción a esta regla, una excepción basada en la reputación de Atenea como fundadora y protectora de Atenas.

Hay dos versiones principales de este mito. En una de ellas, Hefesto trató de violar a Atenea, pero ésta se apartó de su atacante, haciéndole eyacular sobre su muslo. Atenea limpió su semen con un mechón de lana y lo arrojó al suelo. Esta acción, a su vez, impregnó a Gea, la diosa madre tierra, y dio a luz a Erictonio, uno de los primeros gobernantes legendarios de Atenas. Erictonio también se convirtió en una de las figuras centrales de las fiestas atenienses que celebraban los orígenes de la ciudad.

En otra versión de esta historia, Hefesto invocó su privilegio como partero con hacha de Atenea y persuadió a Zeus para que consintiera su matrimonio. Aunque estaban casados, Atenea se alejó del lecho matrimonial y dejó que Hefesto eyaculara en el suelo. Como en la otra versión de este mito, su semen impregnó entonces a Gea y dio lugar a la concepción de Erictonio.

A partir de ahí, la historia tomó rumbos inesperados. Tras el nacimiento de Erictonio, Atenea lo colocó en un cofre y lo confió a las tres hijas de Cécrope con la instrucción de no abrirlo. Cuando la curiosidad les pudo, las hermanas abrieron el recipiente y sólo encontraron una serpiente enroscada.

Otras historias afirmaban que el niño estaba custodiado por una serpiente, o que las piernas del niño se habían convertido en una cola de serpiente. Enloquecidas por este macabro espectáculo, las hermanas se lanzaron desde la Acrópolis. En las representaciones artísticas, a veces se representaba a Atenea junto a la serpiente. La leyenda estableció rápidamente que esta serpiente era la protectora de Atenas.

Atenea la benefactora

Atenea aparece a menudo en la mitología griega como ayudante de héroes como Argos, Perseo y Hércules. Estas historias celebraban la amable consideración de Atenea hacia los mortales con problemas y a menudo mostraba su astucia e ingenio. Por ejemplo, Atenea asesoró a Argos en la construcción del Argo, la nave que llevó a Jasón y los argonautas en busca del Vellocino de Oro.

Atenea también ayudó a Perseo en su búsqueda de Medusa, la Gorgona de pelo de serpiente cuya mirada convertía a los espectadores en piedra. Cuando salió en su búsqueda, Atenea se le apareció y le dio un escudo de bronce pulido para que reflejara la vista de Medusa y así Perseo no tuviera que mirarla a los ojos. Cuando Perseo golpeó a Medusa con una guadaña que le había dado Hermes, Atenea dirigió el golpe para asegurarse de que le cortara la cabeza.

Hércules también se benefició de la intervención de Atenea. Cuando se le acusó de robar las manzanas de oro del jardín secreto de Hera, custodiado por las hijas de Atlas, Hércules se ofreció a sostener el cielo mientras Atlas rogaba a sus hijas que recogieran las manzanas (Atlas, un Titán, se había visto obligado a sostener el cielo tras perder contra Zeus en la gran guerra de los titanes contra los dioses del olimpo).

Cuando el cielo resultó ser demasiado pesado para el poderoso Hércules, Atenea intervino y levantó el cielo para que no fuera aplastado bajo su peso.

Cuando sus doce tareas fueron cumplidas y Hércules cabalgó triunfante hacia el Olimpo para ser deificado, fue Atenea quien lo llevó en su carro de guerra.

Atenea en la Ilíada y la Odisea

El juicio de las Diosas mas bellas

Atenea desempeñó un papel fundamental en los poemas épicos de Homero. Aparece por primera vez en la Ilíada como participante en el juicio capital de París. Hera, Afrodita y Atenea pretendían ser las más bellas de todas las diosas (y por tanto poseer la manzana de oro con la inscripción «de las más bellas»), y encargaron a Paris, el príncipe de Troya, que juzgara cuál de ellas era realmente la más bella.

Cada una de las diosas intentó corromperlo: Hera le prometió poder político, Atenea le ofreció la gloria de los triunfos militares y Afrodita aceptó que Paris se casara con la mujer más bella del mundo. París eligió a esta última, que resultó ser Helena, esposa de Menelao, rey de Esparta. Fue el secuestro de Helena, la mortal mas bella del mundo, lo que inició la Guerra de Troya.

La guerra de Troya


Al principio de la Ilíada, Atenea resulta ser la aliada más devota y constante de los aqueos, los griegos que atacaron y finalmente conquistaron Troya. A menudo, su ayuda tomaba la forma de sabiduría, que susurraba suavemente a los mortales imprudentes.

Prestó especial atención a Aquiles, cuya ira contra el codicioso Agamenón (que reclamaba una de las mujeres que Aquiles había secuestrado en la batalla) amenazaba con romper prematuramente la frágil alianza griega. Cuando Aquiles se prepara para sacar su espada y matar a Agamenón, aparece Atenea.

Atenea rompe la tregua


Más adelante en la guerra, ambos bandos decidieron que el conflicto podría resolverse mejor con un solo combate entre Menelao y Paris. Atenea diosa de la sabiduría y la guerra estaba ansiosa por reanudar la lucha, y se disfrazó de un soldado troyano llamado Laódoco.

Con este disfraz, convenció a un general troyano y aliado llamado Pándaro para que lanzara una flecha a Menelao, prometiendo que la muerte del rey espartano pondría fin al conflicto. Cuando Pándaro disparó, Atenea alteró la trayectoria del proyectil y se aseguró de que sólo hiriera a Menelao. La traicionera violación de la tregua fue motivo suficiente para suspenderla por completo. Así que la guerra continuó.

Atenea volvió a ejercer una influencia decisiva en el conflicto cuando, en ausencia de Aquiles, intercedió a favor del guerrero Diomedes y le dio la fuerza y el valor para dirigir la batalla. Cuando Atenea se enfrentó a Ares, enfurecida y sedienta de sangre, guio a Diomedes mientras clavaba su lanza en el dios, dejándolo herido e incapacitado en el campo de batalla.

Atenea y Ulises


En la Odisea, Atenea ofreció su sabiduría y ayuda a la Odisea y a su hijo Telémaco. Cuando Odiseo (Ulises) inicia su largo viaje de regreso a casa tras el final de la Guerra de Troya, Atenea le inspira sabios pensamientos. En Ítaca, la casa de Odiseo, da consejos a Telémaco y anima al joven a buscar información sobre su padre.

Sólo más tarde se le apareció Atenea en persona a Ulises. Cuando Ulises regresó por fin a Ítaca, Atenea se le apareció disfrazada de pastor. Para alimentar su ira, le dijo que Penélope se había mudado -supuso que Ulises había muerto- y había tomado otro marido.

Confiando en la fidelidad de su esposa, Ulises se negó a creer al engañador. Cuando Atenea vio que no podía engañar al astuto Ulises, le reveló su verdadera identidad. Atenea le dijo entonces la verdad: Penélope está asediada por pretendientes que esperan reclamar lo que le pertenece por derecho a Ulises, pero ella le sigue siendo fiel mientras espera su regreso. Atenea entonces disfrazó a Ulises de mendigo. Así disfrazado, Ulises mata a los pretendientes y recupera a su mujer y su casa.

Atenea, la patrona de la artesanía

Atenea era una maestra artesana. Así como era la contraparte femenina de Ares como diosa de la guerra, era el equivalente femenino de Hefesto en la artesanía. Homero dice que Atenea confeccionó para Hera y para ella misma elaborados y lujosos vestidos bordados. Algunos incluso dicen que combinó sus dos intereses principales y que inventó el carro de guerra e incluso el barco de guerra.

Sin embargo, el mito más famoso que relaciona a Atenea con la artesanía es la historia de Aracne, una artesana mortal que se jactaba de ser más hábil que la propia Atenea. Atenea le ofreció la oportunidad de volver atrás, pero tras la negativa de Aracne, la retó a un duelo de tejido.

La diosa hizo un hermoso tapiz que ilustra el cruel destino de los mortales que tienen el orgullo de desafiar a los dioses. Aracne, por su parte, eligió como tema las historias de los mortales que son víctimas injustas de los dioses. Ni siquiera tuvo la oportunidad de terminarlo, Atenea rasgó la tela de Aracne y la convirtió en una araña. Desde entonces, Aracne está condenada a tejer.

Deja un comentario